Mitos y verdades

Uno de los mayores temores frente al consumo de este producto es si genera o no dependencia. El riesgo de desarrollar adicción con el uso de la hoja de coca bien sea en infusiones, harina o masticado de las hojas secas, es ínfimo por no decir nulo, si pensamos que necesitaríamos más de 500 bolsitas para obtener 1 gr. de cocaína, de las que solo se absorberían cantidades mínimas en nanogramos (1 nanogramo es 1 millonésimo de miligramo) y que además, en un tiempo tan prolongado que no permitiría llegar a concentraciones suficientes como para producir trastornos de psicoestimulación o de conducta. Según estudios recientes, el té de coca, precisamente sirve para tratar a los adictos que padecen el síndrome de abstinencia que puede ser manejado con estas tisanas al proporcionar más tranquilidad y asimilación de nutrientes, dicen médicos especialistas en el tema. 

Según investigaciones realizadas por médicos farmacológicos de la universidad de Caldas, Grupo de Investigación Cultura y Droga, la concentración de cocaína en la hoja de coca es muy baja, y por lo tanto, ingerida en forma natural, no produce toxicidad grave ni genera dependencia. 

Para mayor explicación: Para que la cocaína tenga un efecto estupefaciente debe ser ingerida por vía nasal, pulmonar o por inyección intravenosa. La cocaína se hidroliza en la saliva, y continúa desdoblándose por el tubo digestivo. Un experimento in Vitro, de García (1956), muestra el porcentaje de descomposición de la cocaína en diferentes tejidos.

 

20.38% Por acción de la saliva

5.48% Por acción del jugo gástrico artificial

26.39% Por acción del jugo pancreático

33.39% Por acción del jugo pancreático y bilis natural

8.55% Por acción del jugo intestinal

71.17% Por acción de la mucosa intestinal

 

Como vemos por los datos ofrecidos sólo el tracto digestivo tiene la capacidad de convertir casi ¾ partes de la cocaína. Si se toma en cuenta que cada uno de estos pasos contribuye a la conversión de la cocaína en ecgnonina, prácticamente no hay probabilidad de presencia de cocaína en la sangre con la masticación de hoja de coca. Más aún, este estudio no ha evaluado la degradación de la cocaína por el hígado, donde encontramos la cocaína esterasa, la que enzimáticamente desdobla a la cocaína, y donde se da una completa hidrólisis de la cocaína en benzoil-ecgonina y metanol. Se concluye que la masticación de hojas de coca no ofrece las propiedades químicas de la cocaína. Por lo tanto, la ecgonina, antes que la cocaína, es el principal alcaloide asociado al acto de mascar hoja de coca.

Cuando se habla de masticación de hojas de coca no es correcto hablar de los efectos de la cocaína, y tenemos que enfocar la atención en la acción farmacológica de la ecgonina, la cual lamentablemente no ha recibido la misma atención y curiosidad científica que la cocaína. Desde que se descubrió a la cocaína en 1859 parecía estar resuelto el misterio de la hoja de coca, pero la hoja de coca ha demostrado ser mucho más versátil y compleja. 

“El hecho de que la cocaína no es el alcaloide central involucrado en la masticación de hojas de coca, debería, por lo menos, impulsar a los científicos en el futuro a tomar amplias precauciones y a dudar mucho de las conclusiones que puedan derivar de experimentos que se conducen con clorhidrato de cocaína puro ya sea en ratones o humanos, e intentar generalizar estos a la masticación de la hoja de coca, una situación que ha sido demasiado frecuente en el pasado.” Roderick Buchard 1978

 

VERDAD: LA HOJA DE COCA TIENE MÁS CALCIO QUE LA LECHE

 

Hasta donde tenemos conocimiento no hay ninguna fuente de calcio superior a la hoja de coca. Nadie ha cuestionado el contenido de calcio presente en la coca, pero lo más importante es la biodisponibilidad del mismo, es por esto que se deben tener en cuenta los siguientes factores.

 

Factores que mejoran la bio-disponibilidad del calcio:

  1. La vitamina D y K
  2. Niveles apropiados pero no excesivos de proteína
  3. Niveles adecuados o altos de acidez estomacal, el medio ácido del estómago vuelve a las sales más solubles, y por lo tanto más fáciles de absorber.
  4. Ejercicio
  5. La presencia de algunos nutrientes promueve la absorción del calcio como potasio, magnesio, zinc, y boro.

 

Factores que inhiben la bio-disponibilidad de calcio:

  1. Altos niveles de grasa en la sangre
  2. Compuestos llamados fitatos (fibra) y oxalatos (hojas verdes)
  3. Baja acidez estomacal.
  4. El tabaco, azúcares refinadas, cafeína, alcohol y exceso de sal.
  5. Dietas ricas en proteína, especialmente si viene de proteína animal.
  6. Alto consumo de fósforo.

Conoce más sobre nosotros:

Compartir esta publicacion

Comentarios (0)

No hay comentarios en este momento

Nuevo comentario